Crisis del sector productivo – Informe de UFHA

10 junio 2015

Comentarios

0
 junio 10, 2015
 0
Categoria Noticias

La terrible situación que sufren las economías regionales derivará en graves consecuencias para el consumo si no se toman mediadas de inmediato.

Se están vendiendo productos de consumo general a precios por debajo del coste de producción. Por esto, es que la mayoría de las frutas y verduras de nuestra región se encuentran de momento a precios bajos.
Algunos de los productores de ciertos verdeos, como por ejemplo la remolacha, están arando su producción porque el precio al que lo venden no cubre, ni siquiera, el dinero que necesitan para cosechar sus quintas.

A pesar de parecer algo bueno para los consumidores, esto es solamente el ojo del huracán. En un par de meses los precios de las frutas y verduras pueden dispararse y, en ese momento, los consumidores criticarán con justa razón. Pero ese es el resultado de no tomar medidas convenientes. Los productores no contarán con dinero para emprender el proyecto de plantar nuevamente. No existirá un stock que respalde la situación. Al haber faltante en los productos de consumo común, estos pueden subir de precio, aplicando la ley de los mercados.

El productor siempre se ve obligado a diversificar su producción para poder enfrentar con menores pérdidas situaciones como la que están pasando actualmente.
Muchos productos se están vendiendo a precios muy bajos. El repollo se esta vendiendo en cantidad porque su valor es bajo. Similar situación pasa con la acelga y remolacha, las cuales están siendo aradas en algunos sectores por ser poco rentable su cosecha. La lechuga también tiene un precio irrisorio.

Los productores se sienten impotentes al ver 1 Kg. de lechuga a precios elevados en ciertos comercios, cuando se está vendiendo una jaula en la chacra a la mitad de ese valor. A veces, los precios dan un margen importante al agricultor, como por ejemplo, hace un tiempo la jaula de lechuga llegó a 80 pesos en el campo. Sin embargo, esto es momentáneo y no dura lo suficiente como para que el productor se alivie en sus costos. Por este desequilibrio hoy nos encontramos con sectores donde pueden llegar a dejarlas en la tierra o, en su defecto, a ararlas.
Otros productos en situación similar son el camote y la papa.
Comúnmente, cuando hay faltantes y los precios comienzan a subir, se difunden informaciones caracterizándolo como si el precio del producto fuese un robo, y hoy que los productos en las fincas se están perdiendo nadie menciona nada.

La olivicultura también se encuentra en un escenario complicado, a pesar de las buenas condiciones climáticas con las que se contaba hasta hace poco. El precio de la aceituna no permite al productor cosecharla, ya que al cosechador se le paga alrededor de 30 pesos por caja y aún así esto no es mucho para el cosechador. Sin embargo, al productor le queda aún menos que esto. La maquinaria sería una alternativa para salir de esta situación, pero los productores chicos que son la mayoría, no tienen plantaciones aptas para ser cosechadas por máquinas grandes, y debido a trabas en las importaciones no se pueden comprar máquinas chicas que requieran un sólo operador.

Es lamentable ver fincas de olivos con tela antigranizo y la aceituna en sus ramas, que se encuentran en venta para loteo. Todo debido a una gran falta de rentabilidad. El sector es uno de los más apaleados porque no ha logrado una planta de producción dirigida por los mismos productores olivícolas. Si este organismo existiese podría implementarse precios estipulados como es el caso de otros productos.

Así como el tomate es noticia por subas en su precio, las mercaderías que se están arando deberían serlo ahora. Cada vez hay más impuestos para traer mercaderías e importar. Otro factor en contra de los productores es que el gobierno fomenta mercados como es el de la terminal de Mendoza, donde hay muchos vendedores que no están inscriptos ni pagan alquiler y además son subsidiados por el gobierno. Esto demuestra una desigualdad muy marcada, como cuando ATM en 2013 ha impuesto una ley, fuera de los demás impuestos que ya pagan los mercados y que afecto directamente a los mismos.
Otro factor en contra de la producción son los costos financieros que se originan debido al pago en cuotas largas, con el agravante de la inflación reinante.

Como así también, el constante y asfixiante régimen tributario que llega al punto de parecer confiscatorio.
La zona este de la provincia de Mendoza está afectada por los bajos precios de la uva, el vino y las hortalizas. Y para complicar la situación la firma Mazzi, del vivero Mazzi, dicen que habría realizado compras en gran escala de estos productos y todos los cheques emitidos para la compra han rebotado por falta de fondos. También dicen que ha dejado un desequilibrio en la economía de este sector de más de 280 millones. Esto agrava la situación de los productores del este.

En el caso de la uva y el vino debemos marcar algunos puntos desfavorables para la provincia de Mendoza. Se dan casos en que se permiten la entrada de firmas extranjeras que traen dólares en mano, y al traducirlos a pesos los costos se les reducen a la mitad. Por ejemplo, plantan 500 hectáreas, compran 5 tractores y contratan 10 obreros para producir su vino, que es comercializado en el extranjero. Marcando así diferencias significativas con los productores locales. De esta forma no es viable una competencia en el mercado interno.

 

En Valle de Uco existen algunas fincas que produce de 50 a 80 toneladas de peras por hectárea, y debido a esta problemática el lunes 15 de Junio, algunas fincas comenzarán a arrancar las plantas de producción.

En la provincia de Neuquén los productores cortan las rutas por los impedimentos para exportar a Brasil, derivados del conflicto de Marzo.
Sin embargo, esta información no es difundida por algunos medios como realmente es.

El conflicto con Brasil es estructural. La situación es terrible, se ha dejado la mitad de las plantaciones de pera sin cosechar. Argentina no es competitiva internacionalmente a causa de la situación del dólar. Se nos liquida a precio de dólar oficial y se debe producir a un dólar paralelo.

Los mercados extranjeros que dependen del petróleo (principalmente Rusia y Argelia) que son grandes compradores para Argentina, han reducido sus compras como efecto de la caída del petróleo. Tanto el problema de Brasil como el del mercado interno que son problemas estructurales, transcienden al Carpocapsa.

Argentina quiere que la comercialización con Brasil se habilite en Junio, y Brasil se mantiene firme con su decisión de habilitarlas el 1 de Julio. Esto tiene su origen en que el gobierno argentino, puntualmente SENASA, no permitió entrar al país a los inspectores sanitarios de Brasil para realizar los controles en el mes de Febrero, retrasándolo hasta el mes de Mayo.

Actualmente, se están verificando los productos y, con un agradable pronóstico, hay buenas probabilidades de que a partir de Julio se retomen las ventas. Al comenzar este mes se puede vender mucho. En estas instancias, el precio en Brasil está alto y todos los productores quieren vender, pero no se puede por el momento.

Cierta información de algunos funcionarios del área de agricultura brasilera dicen que oficialmente no hay ningún impedimento para comercializar las mercaderías, se entiende que la cancillería argentina no hace las acciones correspondientes que el tema requiere para que se esclarezca la situación. Entendemos que los responsables del área deberían salir al frente y no dejar que esto se vaya muriendo de a poco.

El momento para ayudar a la cadena que provee al consumo es ahora. Hay que aprovechar los precios accesibles que se ofrecen. Recomendamos consumir preferentemente verduras y frutas, antes que productos envasados y conservas.

Aquí y ahora es el momento de tomar la decisión correcta que logre salvar a la producción de este flagelo, ayudar al productor y así reducir el impacto que se avecina. También se deben de incorporar políticas económicas que prevean estas situaciones.

Sería muy beneficioso crear un organismo de control de producción y consumo tanto interno como externo, y de esta forma evitar circunstancias desfavorables.

Desde UFHA ofrecemos desinteresadamente nuestra asistencia técnica para quien desee implementar este tipo de políticas.

Deja un comentario

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.